Mermelada de naranja amarga

el

Un grupo de amigos hemos consolidado una excursión a tierras Gerundenses para comprar Jabalí, Pollos, Patos, Laurel… y este año, además, nos hemos llevado unas naranjas amargas, de un olor tan bueno que invitaban a comerlas a mordiscos! El propietario del naranjo (y criador de los polloa), nos dijo que el las añadía a la ensalada, después de hervirlas 3 o 4 horas, o bien hacía mermeladas, que es lo que he intentado hacer yo… Amarga, muy amarga, pero buena, muy buena, especialmente para acompañar un buen queso!

Ánimos!

Ingredientes:Mermelada-taronja-amarga (2)

  • Naranjas amargas, las de la foto suficientes para un tarro mediano.
  • Azúcar, el mismo peso que las pieles de naranja que añadas a la mermelada.
  • Medio vaso de whisky

Elaboración:

  1. Las naranjas amargas no contienen demasiada agua, por lo que primero se deben hidratar antes de poder usarlas para comer o exprimir (precisamente se usan para ambientadores y perfumería puesto que al no contener agua, no hace falta eliminarla!). Así que el primer paso consiste en poner a remojo las naranjas un mínimo de 24h. Pasado este tiempo, limpia bien las naranjas con un cepillo o similar, ya que aprovecharemos las pieles, y pártelas por la mitad.
  2. Extrae todo el jugo que puedas de las naranjas, conservando toda la pulpa y semillas, que contienen pectina y ayudarán a espesar la mermelada. Conserva también las pieles, que las añadiremos a la mermelada.
  3. Pon a hervir la pulpa y las semillas, añadiendo agua hasta cubrir todo lo que hayas podido recuperar. Con el fuego al mínimo y removiendo regularmente, conseguirás que se suelte la pectina y se haga una gelatina.
  4. Mientras hierve la pulpa, escoge las pieles más rojas, córtalas en tiras finas, y retira tanta parte blanca como puedas. Debe quedarte sólo la piel, de lo contrario la textura no será muy agradable. Es un proceso laborioso pero necesario para conseguir un buen resultado!
  5. Pesa las pieles que hayas preparado, ya que usarás las misma cantidad de azúcar que de pieles, y ya puedes empezar la cocción, con el azúcar, las pieles, el zumo y el vaso de whisky.
  6. A la preparación anterior, añádele la gelatina que habrás conseguido de la pulpa y las semillas. Usa un colador, apretando con una cuchara par aprovechar hasta la última gota.
  7. Pasados 20 o 25 minutos, prueba si la textura ya es de mermelada… mete una cuchara en la cazuela, ponla en un plato frío, y si hace una lágrima al levantar la cuchara, entonces ya está lista. Retírala del fuego, para evitar que el azúcar caramelice en exceso.

  8. Ten un bote en agua hirviendo unos 10 minutos, incluso con la tapa, y llénalo con la mermelada bien caliente. Tápalo, ponlo boca abajo y deja que se enfríe. Y listos!

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Max dice:

    Excelente receta para maridar con queso brie.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s